logo
logo

Meditaciones

 

No sé si es casualidad, pero en el momento que yo decidí meditar, empezó algo interesante; todo el mundo quería aprender a meditar. Forme parte de un grupo de meditación y verdaderamente eso cambio mi vida. Simplemente el mundo ha estado despertando y ha entendido que hay una necesidad de dejar escuchar el silencio del alma; y que mejor que la meditación.

¿Pero en realidad que es la meditación? Describámoslo así… el estado natural del Ser es el silencio, la calma, la nada… sin embargo desde pequeñitos se nos sumerge en el ruido y ajetreo del día a día, esa vida ruidosa que vamos acumulando no deja escuchar esa parte esencial de nosotros que guarda toda la sabiduría perfecta que tenemos. Todos la poseemos y en ella están en realidad las respuestas de todas nuestras preguntas, nuestra fuente de conexión con el Universo. Sin embargo, olvidamos que eso existe y nos abrumamos con problemas, crisis existenciales y odio a nuestra propia existencia. Es aquí cuando la meditación cumple una función de ayuda integral para nuestro Ser. No es más que acallar nuestra mente de la actividad perenne de crear pensamientos y desembocar emociones que nos consumen. Cuando meditamos en realidad estamos cayado ese ruido mental que no nos deja conectar, y es en ese silencio y calma cuando empieza la chispa; la conexión con el Todo.

Hay millones de técnicas y formas de meditar, pero en si meditar es enfocar nuestra atención en algo, puede ser en nuestra respiración, nuestras, sensaciones, o repitiendo un mantra, etc. Al principio creemos que se trata de callar totalmente la mente, pero de eso no se trata porque eso es imposible… Se trata de observar sin juzgar lo que pase por nuestras mentes en el momento que nos dignamos a meditar. Los pensamientos jamás pararan porque la mente es casi imposible sosegarla, pero a medida que practicamos más, somos capaces de ver cada pensamiento como una nube en el cielo que se esfuma para que aparezca otra y repita el mismo proceso.

Tan solo puedo decir que el meditar purifica tu alma de miedos, rencores y te conecta con la sabiduría infinita, en realidad yo diría que es la solución de todos los problemas. ¿Por qué? Porque al acallarnos y dejar hablar al alma, empezamos un camino de apreciación de nuestra sabiduría innata, y nos damos cuenta de que no hay nada que buscar afuera, y aprendemos que no necesitamos gurús, iglesias o religiones para comprender de que va nuestra existencia.

Tan solo la calma nos da las respuestas que todos buscamos, y sin juzgar nos permitimos aceptar la existencia con todo lo que viene, es decir lo que tan salvajemente llamamos “bueno o malo”. Así empezamos a concebir todo como un Todo, permitiendo que la dualidad se esfume. Todo empieza a tener sentido, y vemos que todo es necesario, y que cada episodio de nuestras vidas es una oportunidad para progresar espiritualmente y alcanzar la unión con el Todo; eso te lo permite la meditación…

También meditamos al observar la vida, el día a día, las rutinas. El contemplar la vida sin juicio nos permite adentrarnos en el ahora, y ese ahora desemboca a un estado de meditación profunda y perenne. La meditación no es solo la técnica de sentarse en silencio, sino también contemplar todo como un Todo, y abrazar lo que la vida desenvuelve cada día, pero solo observando y sin apego a las circunstancias.

 

¿Qué es la Meditación?

Más allá de las técnicas de meditación, en nuestras vidas debemos estar siempre en estado meditativo continuo, que nos permita vivir en presencia plena y poder sentir lo que es vivir 100%.

Meditación Vipassana

Exploremos la meditación Vipassana, observando las sensaciones del momento para permitirnos estar presentes.